Para unos cuántos: Análisis crítico de la ley “Visión de País 2010-2038 y Plan de Nación 2010-2022”

Publicado: 20 junio, 2010 en Sin categoría

Las naciones que quieren inclinar a su favor, deben planificar y aumentar los trabajos, únicos pesos que la hacen volver a un lado más bien que a otro” José Cecilio del Valle, citado en el proyecto de Ley, p-2.

“El estado moderno no es sino un comité que administra los problemas comunes de la clase burguesa”. Carlos Marx.

A. Introducción

El presente documento analiza de forma crítica la ley “Visión de país 2010-2038 y Plan de Nación 2010-2022” último decreto del gobierno de facto de Roberto Micheletti, ratificado y convertido en Ley por el congreso nacional durante el gobierno ilegitimo de Porfirio Lobo Sosa.

Existen otros análisis que de observan la ley en forma amplia y estratégica1. En el presente documento intentaremos hacer una revisión puntual en cada eje temático y observando los diferentes elementos que, agregados, nos permiten concluir que se trata de una propuesta de cambios en el Estado hondureño dirigida a profundizar el modelo neoliberal y el sistema político excluyente y antidemocrático vigente.

Argumentaremos que la ley (a la que en adelante nos referimos como Plan o Visión de país para acortar), no representa una continuidad de la larga lista de fallidas iniciativas de “concertación” o de “diálogos nacionales” que muestra la historia de Honduras.

Esto es, no se trata de un intento más de ofrecer válvulas de escape a la presión social o de manipular a la sociedad civil para lograr la legitimación de políticas de gobierno como en el pasado lo han sido diversas instancias e instituciones de “participación de la sociedad”, y que han explotado la voluntad de negociación de los sectores populares (y sus estrategias de incidencia política) para legitimar modelos excluyentes.

Argumentaremos que no es casual que se trate del último decreto aprobado por el gobierno de facto: se trata de la puesta en concreto del plan para Honduras de un sector del empresariado/ejército/partidos para garantizar la sobrevivencia del bipartidismo y continuar las dinámicas de explotación económica y saqueo nacional. Se trata de un nuevo “pacto de dominación” -repartición- para reconfigurarse como bloque hegemónico tras el golpe de Estado. Se trata pues de una genuina “visión” de un sector de la clase dominante, una visión para el enriquecimiento de unos cuántos, uno de los motivos y trasfondos del golpe de Estado de junio 2009.

La “Visión de país”, de entrada, se supone como enmarcada en el inexistente proceso de “Diálogo y reconciliación nacional” y se refiere a sí mismo como “armónico e incluyente”.

Es interesante notar, sin embargo, que a diferencia de otros documentos similares del pasado (planes de desarrollo, estrategia de reducción de la pobreza) en este caso los gobiernos producto del golpe no se tomaron la molestia en fingir un proceso de legitimación via consulta de organizaciones sociales, y que la única legitimidad del documento es la de la fuerza.

El proceso de creación de la ley empieza durante el primer semestre de 2009, impulsado desde el Congreso nacional. Después del golpe el proyecto sería recuperado y ratificado por los candidatos presidenciales, incluyendo a la Unificación Democrática y asumido como compromiso “fundamental” por los tres poderes del Estado. A partir del gobierno de Lobo ha sido constantemente presentado como una gran estrategia nacional de desarrollo.

La ley incluye lineamientos estratégicos, un plan de nación primera fase (2010-2022), enmarcando responsabilidades de los próximos 3 gobiernos y una matriz de 58 indicadores. Cada apartado incluye sus enunciados de visión. Las principales herramientas metodológicas que crea son el “Sistema nacional de planificación” y el “modelo de desarrollo regional”.

B. Los principios orientadores del Desarrollo en el Plan de País

  1. Enfoque en el ser humano y su desarrollo equitativo e integral: bienestar personal, dignidad
  2. Respeto a la Dignidad de la persona humana: respeto a derechos fundamentales de las personas, evitando cualquier acción que violente el desarrollo de su espacio personal.
  3. Solidaridad y equidad como criterios para la intervención estatal: acceso “racional” a los recursos..
  4. Subsidiariedad como política de Estado: .. realizará acciones hacia el desarrollo únicamente en situaciones en las cuales los particulares no puedan hacerlo adecuadamente” p18.
  5. Libertad como parte del desarrollo del ser humano: autodeterminación en el desarrollo de las personas y sus asociaciones espontaneas (familia, Iglesia).
  6. Desarrollo humano como un proceso generador de oportunidades: el desarrollo se entiende como un proceso mediante el cual se ofrece a las personas mayores oportunidades.
  7. Crecimiento económico como un medio generador del Desarrollo: crear mecanismos para que las personas participen de manera creativa y eficiente.
  8. Democracia y pluralismo político: reconocimiento de los conflictos, mecanismos institucionales para resolver o minimizar los conflictos por la vía del consenso y el diálogo.
  9. Participación ciudadana como medio generador de gobernabilidad
  10. Equidad de género como eje transversal.
  11. Respeto y preservación de la cultura y costumbres de los grupos étnicos: Honduras es un país multicultural y plurilingüe.
  12. Integridad y transparencia como fundamento de la actuación.
  13. Estabilidad macroeconómica como elemento indispensable del crecimiento.
  14. Desarrollo sostenible en armonía con la naturaleza
  15. Descentralización de la gestión y decisiones relacionadas al Desarrollo.
  16. Gestión compartida público- privada del desarrollo
  17. Planeación para el Desarrollo

Estos principios se encuentran: o desvinculados del resto del documento (las mujeres, los pueblos indígenas simplemente NO reciben atención en el resto del documento) o son engañosos (presentar a la Iglesia en el mismo nivel e importancia fundamental organizativa social que tiene la familia) o revelan principios de mercado, que no necesariamente son principios de Desarrollo Humano.

El concepto de Desarrollo Humano que se revela pasa por gestionar recursos de la cooperación internacional (ya que los internos están consignados en función de la política macroeconómica neoliberal) continuando la dependencia del país a los préstamos externos.

Implica una descentralización entendida desde una perspectiva neoliberal (alejar a las comunidades de los ejercicios de poder y decisión) y aceptar al mercado como el principal regulador de los procesos de Desarrollo.

Plantea el desarrollo social y económico como resultado del esfuerzo de los individuos para lograr su propio bienestar. En un párrafo particularmente revelador: “el Estado realizara acciones de desarrollo en aquellos espacios en que la iniciativa privada no pueda hacerlo…”. Plantea una visión asistencialista (favorecedora del clientelismo) disfrazada de teoría para el desarrollo “el gobierno ejecutará programas para procurar que los ciudadanos más necesitados y desfavorecidos cuenten con una participación equitativa tanto económica como social y política”.

El Estado pues es entendido como vigilante del éxito de una empresa privada que adora hablar de libre mercado pero que utiliza al Estado como forma de obtener beneficios “El Desarrollo concebido como un entorno estable y amigable a la inversión”.

Finalmente, esos principios se revelan profundamente hipócritas: implica una gobernabilidad que permita el funcionamiento tranquilo del mercado. “Resolver conflictos y lograr armonía social” lo que deja mal sabor de boca cuando el Estado ha retornado con entusiasmo al terror y la represión como mecanismos fundamentales de su ejercicio de poder, o cuando ante la posible organización de masas para exigir cambios sociales la respuesta se da en forma de golpes de Estado.

C Justificación del Plan de País

Para el año 2038 Honduras tendrá 13 millones de habitantes, y “el proceso de transición demográfica indica que la edad promedio de la población irá aumentando… la edad promedio de la población pasará de 19 años en el 2007 a 30 años en el 2040”, consideración que se refiere a las posibilidades de ahorro interno que ofrece el llamado Bono Demográfico, pero sin profundizar de ninguna manera en su importancia y significado.

La relación entre la población económicamente inactiva (de 0-14 años y de más de 65) y la económicamente activa (de 15 a 64 años) genera una “tasa de dependencia económica”, es decir los costos que trae a un Estado la atención a la población que no está directamente involucrada en las actividades productivas y la cantidad de habitantes que crea la riqueza para atender esos costos.

El “Bono demográfico” se refiere a una reducción de la tasa de dependencia producto del crecimiento relativo y absoluto de la cantidad de personas en el grupo económicamente activo, produciendo, ahorrando, invirtiendo, y la reducción relativa de personas en el grupo fuera de la PEA que requiere inversiones en educación y salud. En otras palabras, la proporción de población en edad de trabajar continuara creciendo más rápidamente que la población dependiente en edad escolar o de retiro.2

En teoría, entonces, cuando la mayoría de la población se concentra en grupos de niños y jóvenes (el caso de Honduras) el ahorro interno tiende a aumentar de forma modesta, pero cuando la edad promedio alcanza los 25 años de edad se observa un crecimiento considerable del mismo, que se sostiene hasta que la edad promedio alcanza los 34 años.

Desde este planteamiento, Honduras se encuentra a las puertas de una oportunidad histórica única de crecimiento en su ahorro interno, producción e inversión. Sin embargo, el Plan de País no profundiza en el tema, ni en las particularidades que introduce la particular organización económica y social en Honduras. Por ejemplo no es exactamente cierto que la población menor a 18 años esté fuera del aparato productivo del país, ya que cientos de miles de niños hondureños están incorporados en el mercado laboral tanto formal como informal.

Por otro lado, el aprovechamiento del “Bono Demográfico” pasa por una estrategia nacional de Desarrollo que no dependa de los altibajos del sistema neoliberal, de un mercado que vive o muere alrededor del desempeño de la especulación bursátil. Necesita pues de una visión estatal, lo que choca inmediatamente con el siguiente planteamiento de la ley:

Tradicionalmente se ha asignado al gobierno central toda la responsabilidad para las políticas de desarrollo económico y social. Sin embargo, los fracasos de los modelos estatistas del pasado han conducido a propuestas de desarrollo que eliminan anteriores barreras al desempeño de la iniciativa privada..” (p 54)

y

“… sin eliminar las responsabilidades propias del Gobierno Central, reconoce la importancia de ejecutar programas y proyectos que puedan llevar a cabo las municipalidades, las comunidades, las ONGs y la empresa privada” (p 54)

Obviando que la quiebra de las empresas del Estado fue regentada por los mismos empresarios privados que hoy ofrecen un servicio transparente y eficiente –de hecho, es vía esa quiebra que logran la acumulación de capital que los convertiría en empresarios del año- decir que Honduras ha vivido bajo fracasados modelos estatistas es simplemente falso.

Muy por el contrario a partir del Consenso de Washington y de los cambios realizados a la estructura productiva del país en el gobierno nacionalista de Callejas, y continuado por todos los gobiernos siguientes sin importar su sino político, hemos asistido a una desarticulación entusiasta del Estado. De hecho, una generación de hondureños y hondureñas ha vivido ya bajo el modelo neoliberal.

Continuará en parte 2 del análisis.


1 En particular revisar “Sobre la valoración crítica de ley Vision de país y plan de nación” elaborado por el Grupo Sociedad Civil y citado en este documento.

2 Behrman, Duryea y SZékely (2003) muestran que la estructura demográfica de los países tienen una clara relación con variables como el ahorro interno, PIB y otros. Los datos analizados muestran que la relación entre el nivel de PIB per cápita y la edad promedio de los países se vuelve positiva conforme la edad promedio se incrementa. Este cambio se da precisamente en el momento en que la tasa de dependencia económica se reduce a consencuencia del aumento en la proporción de PEA y la reducción de población inactiva.

About these ads
Comentarios
  1. juan Flores dice:

    Considerando que este Plan de Nación fue aprobado durante un gobierno de facto e ilegal, que el congreso y las secretarías de Estado eran espurias en aquel momento (sin considerar que lo son ahora, ya que todo encamina hacia el reconocimiento internacional del gobierno de Pepe Lobo); considerando lo aneterior, repito, ¿No es posible declarar nulas e ilegales las discusiones que sobre este Plan y esta Visión se mantienen en el legislativo? ¿Qué ha propuesto el Frente de Resistencia Nacional al respecto?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s