PARTE 2: Análisis crítico ley de visión de país 2010-2038 y plan de nación 2010-2022

Publicado: 22 junio, 2010 en Articulos
Etiquetas:, ,

PARTE 2        (reescribiendo la historia)

A continuación se presenta la segunda parte del análisis crítico a la ley Visión de país 2010-2038 y plan de nación 2010-2022.

En este apartado, veremos los elementos de la Ley que eliminan la educación no formal, que plantean la “educación en valores” como un elemento tanto económico como educativo y cultural, que los pobres son haraganes por recibir remesas, la necesidad de mantener y fortalecer a las fuerzas armadas y cómo se intenta reescribir la historia diciendo que “el 28 de junio de 2009 el pueblo hondureño hizo una defensa de la democracia”.

D. Cuatro objetivos nacionales y 22 metas de prioridad nacional.

Objetivos y lo que se espera para el año 2038 de cada uno

Los objetivos representan la “Visión de país” en la ley. Revisando puntualmente:

Objetivo 1. Honduras sin pobreza extrema, educada y sana con sistemas consolidados de previsión social: Implica reducir la pobreza hasta en 10%, reducción de desigualdad en materia de ingresos, crear un modelo de previsión social consolidado, elevar la escolaridad promedio a 9 años, universalizar el régimen de jubilación y pensión para el 90% de asalariados.

Elevar la escolaridad promedio a 9 años esta bien para una nación cuya fuerza de trabajo esta destinada a las industrias extractoras y la maquila (justamente la “apuesta” de desarrollo planteada en el documento) y para continuar ofreciendo la “ventaja comparativa” de una fuerza de trabajo barata. Como VISIÓN de lo que queremos para nuestro país, es un objetivo pobre.

El documento no explica como reducir la desigualdad de ingresos, o a qué se refiere con un modelo de previsión social o el régimen de jubilación y pensión universal.

Objetivo 2. Una Honduras que se desarrolla en democracia, con seguridad y sin violencia: Usar plebiscito y referéndum, consolidar el sistema de derechos de propiedad en la tierra, cuerpos de seguridad modernos, fuerzas Armadas garantes de la soberanía.

Metas: siete procesos democráticos contiguos, reducir tasa de homicidios, reducir el índice de conflictividad social a menos de 6, reducir a menos de 5% el índice de ocupación extralegal de tierras.

Este objetivo busca garantizar la continuidad de la existencia de las fuerzas armadas y aumentar su importancia en la vida política y social del país, y, más interesante en el tema de SEGURIDAD, se refiere a la ocupación de tierras y a reducir la “conflictividad social”. La seguridad pues no se refiere a la seguridad humana integral, sino a la seguridad de la propiedad privada y del capital.

La “modernización” de los cuerpos de seguridad implica por supuesto el aumento de su asignación presupuestaria, que fué ya aumentada por el gobierno de Zelaya Rosales y nuevamente durante el gobierno iletigimo de Lobo Sosa. No se explica lo que significa reducir “la conflictividad social a menos de 6”.

Curiosamente, el apartado de seguridad es uno de los más cortos de la Visión de País.

Objetivo 3. Una Honduras productiva, generadora de oportunidades y empleo, que aprovecha de manera sostenible sus recursos y reduce la vulnerabilidad ambiental: Reducir vulnerabilidad física y ambiental en un 75%, Honduras será líder en servicios de logística y transporte, maquila, turismo… generando energía, alimentos, minerales y derivados del sector forestal. El emprendedurismo la productividad y la calidad productiva serán parte del perfil cultural del hondureño promedio”

Metas: seguridad alimentaria 100%, aumentar el aprovechamiento hídrico de 5 a 25%

Este objetivo busca impregnar de la “mentalidad empresarial al hondureño promedio”, comercializando las relaciones sociales.. En su parte de infraestructura se alinea perfectamente con propuestas ya conocidas (no hay nada novedoso acá) como el Plan Puebla Panamá y con una visión de Desarrollo que sigue siendo la misma con la que nos incorporamos al mercado mundial “vender barata la materia prima, comprar caros los productos manufacturados”.

En su versión moderna, lo que se vende barato es la fuerza de trabajo de las y los hondureños, que con una escolaridad de 9 años promedio (educación media) pueden aspirar a integrarse en las maquilas y otras empresas extractoras.

El aprovechamiento hídrico es el de la inversión privada: el congreso nacional acaba de aprobar una ley de construcción de represas que continua la privatización del agua y la repartición de los recursos energéticos.

Objetivo 4. Un estado moderno, transparente, eficiente y competitivo.

Descentralización municipal, seguridad jurídica para empresas e inversionistas, imagen de país para promover turismo e inversión.

Metas: Mejorar la posición de Honduras bajo el índice de competitividad global a la posición, alcanzar una descentralización de Inversión pública a nivel municipal en un 40%

El comportamiento de las metas se medirá vía 58 indicadores sectoriales.

E. 11 lineamientos estratégicos y 58 indicadores sectoriales

  • Desarrollo sostenible de la población

  • Democracia, ciudadanía y gobernabilidad

  • Reducción de la pobreza, generación de activos e igualdad de oportunidades.

  • Educación y cultura como medios de emancipación social

  • Salud como fundamento para la mejora de las condiciones de vida

  • Seguridad como requisito del Desarrollo

  • Desarrollo regional, recursos naturales y ambiente

  • Infraestructura productiva como motor de la actividad económica

  • Estabilidad macroeconómica como fundamento del ahorro interno

  • Competitividad, imagen país y desarrollo de sectores productivos.

  • Adaptación y mitigación del cambio climático.

1. Desarrollo sostenible de la población.

La visión de país plantea que se debe contribuir a elevar la calidad de vida personal y familiar, promoviendo la participación libre y responsable de las actuales y futuras generaciones en el marco del desarrollo. Estima que más del 50% de la población vive en ciudades, lo que hace al país predominantemente urbano.

Plantea que el 57.3% de la población urbana de Honduras es menor de 25 años. El 74.4% de los jóvenes entre los 10 y los 18 años estudia solamente, un 9.3% solamente trabaja. El 6.3% estudia y trabaja, un 10% no estudia ni trabaja.

La población crecerá hasta 12.9 millones en el 2040. Esto implica un crecimiento del PIB anual de 4.0% como mínimo, para tener un incremento real del PIB per cápita de alrededor 2%. Si queremos duplicar el PIB per cápita deberemos crecer al 7% anual durante los próximos 20 años y/o reducir la tasa promedio anual de crecimiento de la población, es decir, alcanzar un crecimiento del PIB que históricamente ha sido imposible en Honduras, y mucho menos ante las secuelas de la crisis financiera internacional y de la crisis económica interna, que tiene sus propios motivos estructurales pero que se ve empeorada por el golpe de Estado.

La esperanza de vida al nacer aumentará en 8 años, lo que descargará enormes demandas sobre los sistemas de seguridad social y toda la infraestructura y servicios para la tercera edad, evidenciando una mentalidad que ve a los seres humanos como una carga económica.

La población de 0 a 14 años descenderá al 29.4% en el 2030. Se reducirá la demanda de educación básica y media, lo que se antoja extraño si consideramos que una diferencia porcentual no implica una reducción absoluta.

Esta diferencia entre absolutos y relativos SI la señalan con la tercera edad: los mayores de 65 años pasaran al 6.5% del total en 2030, lo que implica un crecimiento poco significativo en términos absolutos pero más de 50% en términos relativos. Esto implica una demanda duplicada de servicios para la tercera edad.

La tasa de dependencia demográfica disminuirá pasando a un 56%.

En este apartado se revela la visión clasista de los autores del documento, al referirse a las remesas: “…con los flujos periódicos de remesas, termina promoviendo el ocio improductivo en gran cantidad de comunidades y municipios”.

El gran empresariado hondureño es parasitario, es decir, aquel que tiene el poder y que hace negocios partiendo no de las leyes de mercado que dicen defender sino de su utilización del Estado para obtener beneficios y riquezas.

Lo que este “gran empresariado” no quiere entender es que para la población pobre tiene mucho más sentido buscar otras actividades productivas cuando recibe ingresos vía remesas que seguir trabajando en sus maquilas, meloneras y otras ganando un salario de hambre. El hecho que la población prefiera NO ser parte de sus esquemas de explotación les hace tener una “cultura de ocio”. Para ponerlo en forma más concreta: las y los hondureños nos hacemos haraganes por recibir remesas.

Los grandes desafíos en este apartado son: ampliar la infraestructura social, crear políticas nacionales y participación basada en creación de principios y valores enfocados en la familia.. Continuar con la atención focalizada en territorios de alta concentración poblacional.

Enunciados de visión en este tema: para el 2022 un crecimiento de 7% anual del PIB, una tasa de crecimiento del empleo superior en 10% al del PIB. Reducir en un 43% la tasa de embarazos en adolescentes. 40% de la población urbana y rural del país estará recibiendo formación en valores bajo el marco de una perspectiva educacional de la familia.

Para el 2034 escolaridad promedio de 9 años, pleno empleo. 100% de la población estará recibiendo formación en valores bajo el marco de una perspectiva educacional de la familia.

Es interesante notar que esta visión produciría un mayor crecimiento de los espacios urbanos del país, que nunca estuvieron preparados para el crecimiento acelerado sufrido en las últimas décadas. Es decir, continuar enfocándonos en el desarrollo de las regiones URBANAS tiene como objetivo final, por supuesto, separar al campesino de la tierra, separarlo de la PROPIEDAD, liberar la mano de obra para que ésta pueda ser utilizada por la empresa privada.

Al mismo tiempo, es importante que la “educación en valores bajo una perspectiva educacional de la familia” NO sea explicada en el apartado sobre educación y es planteada con mayor énfasis en un apartado sobre visión macroeconómica. No se explica en qué consiste esta “educación en valores”, pero el gobierno ilegitimo ha tomado algunas medias que nos hacen vislumbrar sus contenidos: el congreso de la república ha aprobado propuestas educativas de “valores cívicos, morales y familiares” que incluyen una percepción formal, conservadora de familia y sociedad. Se trata de una “refundación conservadora” de la moral1 que permita la gobernabilidad necesaria para el funcionamiento del mercado. Se trata de una ofensiva política, económica y CULTURAL de los sectores más conservadores de los grupos dominantes del país.

Es decir: la hegemonía obtenida por las armas el 28 de junio le permite a los sectores dominantes del bloque en el poder plantear una ofensiva conservadora y explotadora económica, política pero también cultural, como una respuesta a los avances democráticos de las organizaciones de mujeres y LGTB.

No es casual que se reporten 16 miembros de la comunidad LGTB asesinados en los últimos 5 años antes del golpe de estado, y 18 o más en los SEIS MESES posteriores al golpe.2 No es casual que el discurso patriotero y de nacionalismo barato (Viva Honduras!! x 3) esté acompañado de las casi permanentes alusiones religiosas, que las Iglesias hayan apoyado al golpe, que el canal estatal se haya convertido en un canal televisivo de propaganda religiosa.

2. Democracia, Ciudadanía y Gobernabilidad

En este apartado, la Ley reconoce una reciente “crisis de institucionalidad”, para luego lanzarse a un entusiasta esfuerzo de revisionismo histórico. Plantea que “de 1981 a 2009 hemos vivido un proceso de perfeccionamiento democrático y de consolidación gradual de sus instituciones”, aunque el abstencionismo electoral ha crecido de 24% en 1981 a 44.6%.

El Plan de País no asume su carácter mismo de documento atemporal y se vuelve particularmente tópico –y transparente en sus intenciones- al hablar de democracia, ciudadanía y gobernabilidad.

Reescribiendo la historia:

La democracia hondureña pasó por una situación de crisis, bajo la amenaza de rompimiento del orden constitucional.. el principal bastión de defensa descansa en nuestro pueblo, que prefiere defender el sistema existente y exigir su perfeccionamiento más acelerado a admitir una nueva variedad de autoritarismo democrático” (página 43)

Pese a la evidencia contundente producida por el proceso electoral de 2009, a favor de consolidar el sistema político hondureño no puede ignorarse que las manifestaciones críticas de manifestación y confianza en el sistema democrático experimentadas en los últimos meses, representan la expresión critica de problemas pendientes de resolución exacerbados por factores externos” (página 44).

Qué difícil, para los autores reconocer que existe un movimiento crítico a la democracia hondureña sin plantear que este se encuentra “exacerbado por factores externos”. De este análisis sesgado surge uno de los grandes desafíos que el Plan de País presenta en el tema de Democracia: “enfrentar… la crisis de legitimidad en la democracia representativa por la incidencia de grupos de presión, nacionales y externos, interviniendo para financiar candidatos…”

Existen muchas razones para cuestionar este análisis. En primer lugar, las elecciones se realizaron en un marco de cuestionable legalidad y legitimidad democrática, sin participación de observadores internacionales imparciales, sin reconocimiento de Naciones Unidas y la OEA, en un marco de violencia institucionalizada y con la renuncia masiva de candidatos y candidatas de diferentes partidos a puestos de elección.

Por otro lado, existe un amplio sector de la población que no se siente representado por el proceso, y en materia de gobernabilidad futura del país, no se puede obtener legitimidad SOLAMENTE DE LA LEGALIDAD -menos aun cuando esta última se encuentra cuestionada- sino de la construcción de consensos políticos en la sociedad.

Para que exista gobernabilidad democrática debe existir estabilidad institucional y política, y esto se relaciona con la continuidad de las reglas y de las instituciones, con la consistencia en la toma de decisiones, con la demanda (input) de la sociedad y la capacidad de respuesta a esa demanda (output) de los gobiernos.3

Debe existir un consenso político construido a su vez sobre el acuerdo o afinidad de los miembros de una sociedad en lo referente a los principios, valores, normas y acciones, consenso sobre las reglas del juego político, y sobre los fines y medios instrumentales y específicos del mismo.

Este mismo consenso es el que brinda legitimidad a los procesos democráticos. Recordemos que la legitimidad y la legalidad no siempre van de la mano, y en el caso de Honduras la misma legalidad de los sucesos del 28 de junio se encuentra en discusión.

La percepción de un cambio violento y unilateral en las reglas del juego ha provocado una reacción política ciudadana que va mucho más allá de una figura caudillista o personalizada y que tiene que ver con la defensa de una costosa y frágil institucionalidad y legitimidad democrática en Honduras.

En este apartado aparece un elemento interesante de la estrategia del bloque dominante, hacer suya la bandera de la constituyente: “los procesos democráticos… reclaman de tiempo en tiempo, procesos de refundación como expresión de la necesidad de redistribuir el poder e imponer nuevas correlaciones de fuerzas” (p 47).

La ley plantea como grandes desafíos: “enfrentar.. la crisis de legitimidad en la democracia representativa por la incidencia de grupos de presión, nacionales y externos, interviniendo para financiar candidatos…”

Es decir, la crisis de la legitimidad democrática NO se debe a que la democracia electoral burguesa no ha respondido a las necesidades de la población, o que el actual gobierno es el producto de un GOLPE DE ESTADO. Se debe a la incidencia de grupos de presión nacionales y extranjeros.

En cuánto a la construcción de la ciudadanía un ejemplo de la misma es proteger “El derecho al acceso a la propiedad privada, por ejemplo, no puede ser conculcado a ningún hondureño”. La participación de la ciudadanía se daría en el marco de la “educación en valores”.

Al menos, quizá irónicamente, el documento pone un plazo al modelo autoritario presente: “Para el 2038 Honduras vivirá en democracia participativa y representativa”

3. Reducción de la pobreza, generación de activos e igualdad de oportunidades.

Por primera vez en el documento (p 51) se desarrolla el tema de la Estrategia de Reducción de la Pobreza y su bajo desempeño, planteando que no hay una relación directa entre crecimiento económico y reducción de pobreza, y que el incremento per se del gasto público conlleva a la reducción de la pobreza:

Se trata de reconocer la existencia de fuertes limitaciones estructurales a la capacidad de la población para aprovechar las oportunidades económicas…”

Y “Este nuevo marco conceptual debe enfocarse en eliminar el conjunto de restricciones que impiden a los pobres acceder a activos”.

En el fondo de estas afirmaciones se encuentra una lectura sobre el desarrollo típica del economista de moda en occidente, Amartya Sen. En su teoría, un planteamiento “humanista” del neoliberalismo el desarrollo se entiende como libertad, esto es, la libertad de los INDIVIDUOS para aprovechar las oportunidades que el modelo les ofrece.

Para lograr esto “… criterios y herramientas que permitan la focalización y priorización de recursos a favor de los más pobres”. Es decir, dándole continuidad a las políticas de focalización de la pobreza que han caracterizado las políticas públicas sociales desde el modelo.

Los desafíos en este apartado son: crear un marco de Sistema nacional de planeación y modelo de desarrollo regional.

Tradicionalmente se ha asignado al Gobierno Central toda la responsabilidad para las políticas de desarrollo económico y social. Sin embargo, los fracasos de los modelos estatistas del pasado han conducido a propuestas de desarrollo que eliminan anteriores barreras al desempeño de la iniciativa privada, reducen el papel del Estado en el manejo directo de la economía y fortalecen su papel normativo y regulador”.

la visión de país 2010-2038 y el plan de nación 2010-2022, sin eliminar las responsabilidades que son propias del Gobierno central, reconoce la importancia de ejecutar programas y proyectos que puedan llevar a cabo las municipalidades, las comunidades, las ONG´s y empresa privada” (p-54)

Para desarrollar esta visión se requiere de corresponsabilidad, es decir, que las personas o familias ejecuten “acciones específicas” como requisitos de ser participantes en programas de acción gubernamental. Esa participación no es a nivel de la planeación, definición o creación de políticas sino en su ejecución “… se requiere una mayor participación de los más pobres en las tareas de seguimiento y evaluación de la estrategia” (p-55)

La atención social se plantea como una contraparte a la acción individual, y el Estado renuncia a atender las necesidades de la población a menos que ésta realice “acciones específicas” de participación. El sueño de Hayek: no hay “cena gratis” para los pobres.

4. Educación y Cultura como medios de emancipación social

El documento señala que la educación en Honduras enfrenta 7 problemas estructurales:

    a. Deficiencias persistentes en la formación de competencias educacionales

    b. Deterioro de la calidad educativa

    c. Bajo rendimiento escolar

    d. Baja cobertura de servicios educacionales

    e. Niveles incipientes de supervisión y evaluación docentes

    f. Baja calidad del entorno escolar

    g. Ausencia de políticas públicas educacionales capaces de garantizar la formación integral en ciudadanía y familia.

Por supuesto, estos no son los “problemas estructurales” de la educación en Honduras. La pobreza y la exclusión son los problemas estructurales de la educación, y todo lo demás en nuestro país. Y la pobreza es producto de la explotación y de un modelo construido sobre la misma.

Nuevamente, se hace referencia a la formación en familia como un elemento estructural necesario en la educación e impulsado desde el Estado.

Entre sus desafíos: “Tradicionalmente se ha asignado al Gobierno Central toda la responsabilidad para las políticas de desarrollo económico y social. Sin embargo, los fracasos de los modelos estatistas del pasado han conducido a propuestas de desarrollo que eliminan anteriores barreras al desempeño de la iniciativa privada, reducen el papel del Estado en el manejo directo de la economía y fortalecen su papel normativo y regulador”.

la visión de país 2010-2038 y el plan de nación 2010-2022, sin eliminar las responsabilidades que son propias del Gobierno central, reconoce la importancia de ejecutar programas y proyectos en materia educativa que puedan llevar a cabo las municipalidades, las comunidades, las ONG´s y empresa privada”. No se trata de un error de mi parte. El apartado Educación lo que hace es COPIAR Y PEGAR un planteamiento anterior (macroeconómico) y agregarle al final la colilla “en el ámbito educativo”.

Visión: al año 2022 la perspectiva de familia se habrá incorporado como eje transversal del contenido académico.

El apartado de Cultura es notable por no decir absolutamente nada. Tras iniciar lanzando críticas contra la administración del ministerio de cultura durante la gestión del ministro Fasquelle (por demás de mal gusto en un documento de visión de país) la propuesta no tiene absolutamente ni un objetivo, ni una sola meta, ni un solo planteamiento, ni una visión. Lo que nos queda es saber que en el presupuesto aprobado por el congreso en el 2010, se redujeron los fondos asignados a Cultura y se aumentaron los fondos asignados a defensa.

En la sección que corresponde a los desafíos de la cultura, sin embargo, se transparenta la intención de las y los autores: “Las políticas del Estado procurarán favorecer el establecimiento de iniciativas que, como parte de los programas de responsabilidad social empresarial, procuren que las empresas privadas colaboren con los esfuerzos del gobierno para el fomento y perfeccionamiento de apoyo a agrupaciones culturales”.

No aparece la educación no formal por NINGUN lado. Ni siquiera es mencionada, a pesar que recientes informes del PNUD, por ejemplo, reconocen la importancia fundamental de la educación no formal para otorgar acceso a grandes porcentajes de la población joven del país.

CONTINUA EN PARTE 3 (FINAL) DEL ANÁLISIS

1 Similar a la sufrida por EUA durante el período de gobierno republicano de Ronald Reagan.

2No Vales Ni Un Centavo”, investigación elaborada en un periodo de cinco años del año 2004 a marzo del 2009, reporta 17 transasesinatos, (asesinatos de mujeres trans), durante cuatro meses del golpe de estado, han asesinado a 18 personas de la comunidad LGTTBI, 13 mujeres trans (trans femicidios) y 6 hombres gays. CDM 2010.

3 Concepto desarrollado por la Organización de Estados Americanos OEA.



About these ads
comentarios
  1. Greiby Susel dice:

    uuuh k bueno me sirbio pAra mi tarea

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s