Apuntes para el análisis de coyuntura: situación política de Honduras sept. 2010


Contexto Honduras Agosto 2010: Reconfiguración de fuerzas políticas y el surgimiento de una verdadera oposición

Sergio F. Bahr

Apuntes para un análisis de la coyuntura de Honduras a septiembre de 2010

1. La coyuntura política: reconfiguración de fuerzas en el contexto post golpe (parte 1)


“Los militares son los que hacen que corra la cadena jurídica y lo ponen (a Micheletti)”1

Claro que si, Póngale como quiera, pero fue un golpe2

El 28 de junio de 2010 se cumple un año del golpe de Estado que derrocó a Zelaya Rosales como presidente de Honduras. En este período, la coyuntura del país se ha caracterizado por una profundización de la polarización política, un aumento de las violaciones a los derechos humanos, un aumento de las acciones de represión selectiva y un proceso de reconfiguración tanto del bloque dominante en el poder como de los partidos políticos tradicionales y de la oposición, formada por la resistencia en general y por el Frente Nacional de Resistencia en particular.

Como parte de esa “reconfiguración” empieza a establecerse con claridad un nuevo panorama político en Honduras: la identificación general de todos los partidos políticos como un solo bloque de gobierno con los mismos intereses, prácticas y bases; y la reconfiguración de la resistencia como única fuerza política de oposición, aunque estructural y organizativamente frágil.

En ese sentido, dos procesos políticos marcan las tendencias seguidas por las diferentes fuerzas y han sido fundamentales en el actual momento: los intentos del gobierno presidido por Lobo Sosa para lograr el reconocimiento internacional en medio de enfrentamientos con otros grupos de la derecha dominante, y la elección de la primera dirección nacional provisional del Frente Nacional de Resistencia en medio de choques por los mecanismos y prácticas utilizados para dicha elección y la garantía de su legitimidad.

Para el gobierno, las presiones producto de enfrentamientos entre los diferentes grupos de derecha, la ausencia de recursos financieros, la falta de reconocimiento de una buena parte de la comunidad internacional (fundamentalmente de la Organización de Estados Americanos) y la negativa a reconocer a la resistencia como un actor político beligerante y contraparte política válida en la coyuntura se traducen en una situación de parálisis: no tiene recursos para inversión pública, no puede hacer frente a los conflictos sociales que surgen desde diferentes sectores (magisterio, sindicatos, grupos campesinos), no puede “manejar la finca” y, por lo tanto, se encuentra siempre bajo la amenaza de los grupos dominantes en desesperada necesidad de un administrador sólido de la cosa pública.

Las energías del gobierno de Lobo Sosa se han encaminado casi por completo a lograr el reconocimiento internacional a su gestión. En ese sentido, se ha apuntado importantes triunfos al lograr reconocimiento de la mayoría de países centroamericanos, del SICA, de Estados Unidos y de algunos países de Europa, en la que es particularmente importante la posición de España, en principio abiertamente opuesta al golpe y al gobierno producto del mismo, pero en la práctica liderando una política secreta de mediación.3

Como un indicador temprano de las dificultades que tendría para tener un gobierno funcional, Lobo Sosa asume la presidencia del país sin haber logrado conformar y anunciar un gabinete de gobierno, declarando a los medios de comunicación “hubo impasses que no se pudieron superar”. En una rara muestra de pensamiento critico, el medio de comunicación local El Heraldo señalaría que “Irónicamente, los impasses se han dado en las secretarías de Estado que serán las responsables de las finanzas públicas, como Finanzas y el BCH, y otras donde se mueven millones de lempiras en licitaciones y proyectos, como ser SANAA, ENEE, Hondutel y Serna, entre otras”.4

Cuando finalmente logra nombrar todos los puestos del gobierno se evidencia por un lado la presencia de las figuras clave del gobierno de facto en nuevos puestos estratégicos de gobierno y por el otro un delicado equilibrio de poder vía la negociación de cargos con diferentes sectores políticos de la derecha, lo que dificulta la capacidad de toma de decisión y profundiza la parálisis del gobierno.

Funcionarios del gobierno de Lobo Sosa (julio 2010)

  1. María Antonieta Guillén de Bográn, Ministra de la Presidencia
  2. Reynaldo Sánchez, secretario privado
  3. Marlón Tábora, Viceministro de la Presidencia
  4. Felicito Ávila (ex dirigente sindical, DC), Ministro de Trabajo
  5. Arturo Bendaña, Ministro de Salud
  6. Bernard Martínez (PINU-SD), Ministro de Arte, Cultura y Deportes
  7. William Chong Wong (PN), Ministro de Finanzas
  8. María Antonieta Botto (PN), Ministra del Instituto Nacional de la Mujer, Inam
  9. José Alejandro Ventura (ex dirigente magisterial vinculado al PN), Ministro de Educación
  10. Óscar Escalante Ayala, Ministro de Industria y Comercio
  11. María Elena Zepeda, Directora del Programa de Asignación Familiar, Praf
  12. Miguel Ángel Bonilla, Ministro de comunicaciones
  13. Miguel Pastor, ministro de la Secretaria de Obras Públicas, Transporte y Vivienda, Soptravi
  14. Marlon Pascua (ex diputado PN), Ministro de Defensa
  15. Subjefe de las Fuerzas Armadas – José Gerardo Fuentes Gonzales
  16. Armando Calidonio (general retirado), Viceministro de Seguridad
  17. Carlos Alberto Espinoza Urquía – Comandante General del Ejército
  18. Coronel Marco Castillo Durón – Comandante Fuerza Aérea
  19. José Francisco Zelaya, Viceministro de Gobernación y Justicia
  20. María Elena Mondragón, presidenta del Banco Central de Honduras
  21. José Oswaldo Guillén, director de la Dirección Ejecutiva de Ingresos, DEI
  22. Nelly Jérez, Ministra de Turismo
  23. Nasry Asfura, Fondo Hondureño de Inversión Social FHIS
  24. Cesar Ham (UD), Instituto Nacional Agrario
  25. Mario Canahuati, (PN) Canciller de la república.
  26. General Romeo Vásquez (ex jefe de las fuerzas armadas, ejecutor del golpe de Estado). Premiado con el puesto de Director HONDUTEL
  27. Óscar Álvarez (líder de una de las principales tendencias del Partido Nacional) ministro de Seguridad
  28. Maria Elena Zepeda, Programa de Asignación Familiar (Praf)
  29. Maria Elena Mondragón, Banco Central de Honduras
  30. Jack Arévalo, Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA)
  31. Vilma Morales, Comisión Nacional de Bancos y Seguros

Algunos de los nombramientos responden a necesidades concretas de obtención de legitimidad (el caso de Cesar Ham, ex candidato presidencial de la UD y ex miembro de la resistencia) y otros a una repartición expresa de poder para garantizar espacios políticos para toma de decisiones (ex candidatos de PINU-SD y de la DC).

En efecto, cuando el partido Unificación Democrática acepta puestos en el gobierno, legitima la visión del bloque en el poder para Honduras (presentada en la ley “Visión de país”) y participa de los procesos de “reconciliación nacional” contribuye a legitimar al gobierno de Sosa. No tanto al interior de Honduras, donde recibe fuertes críticas por parte de la resistencia, sino en el exterior, donde el gobierno puede asegurar que “la izquierda forma parte del gobierno de reconciliación”.

Las migajas lanzadas al PINU-SD y a la DC aseguran el silencio cómplice y la apariencia de armonía de parte de los partidos minoritarios. La mayor parte de los puestos estratégicos de gobierno, sin embargo, son ocupados por personas fuertemente vinculadas al gobierno de facto, como una forma de asegurar la continuidad de las políticas del golpe y del proyecto de gobierno del bloque en el poder.

Ex funcionarios, cargo en el gobierno de facto y cargo en el gobierno de Lobo Sosa

De particular preocupación es la presencia de oficiales del ejército y de militares que fueron miembros del batallón 3-16 (reconocido por el Estado de Honduras ante la CIDH como batallón militar a cargo de las torturas y desapariciones de disidentes políticos en la década de los 1980) en la estructura de gobierno actual. Aunque famosos represores como Billy Joya Améndola ya habían iniciado su retorno al poder desde el gobierno del mismo Zelaya en el que ocupó cargo de asesor del ministerio de Seguridad, en la presente administración se evidencia un retorno masivo de militares formados en la doctrina de la seguridad nacional a puestos de toma de decisión.

En el caso de Romeo Vásquez Velasquez, su nombramiento como director de Hondutel asegura por un lado el enriquecimiento como premio a su actuación durante el golpe de Estado, y por otro lado el control “bajo la sombra” de estructuras militares sobre la empresa nacional de comunicaciones, estratégico nombramiento desde la doctrina de la seguridad nacional e indicador concreto de la re-militarización de las relaciones entre sociedad civil y Estado.

La conformación del gobierno refleja por otro lado un intento de subsanar las múltiples fracturas y diferencias políticas del bloque en el poder, dividas en cuánto al reconocimiento o no que deba darse a la resistencia como movimiento político, al regreso de Manuel Zelaya al país y la realización de una consulta popular como mecanismo para hacer reformas constitucionales. Como muestra de dichas fracturas, el gobierno de Lobo ha denunciado públicamente la existencia de un “complot” para derrocarlo a través de un nuevo golpe de Estado.5

En un intercambio particularmente agrio entre el oficialismo y sectores de la burguesía, el titular de la Secretaría de Finanzas, William Chong Wong, llamó “lacras” y “ladrones”, a empresarios que buscan exoneraciones de impuestos hasta por 20 años, lo que provocó el reclamo de Jimmy Dacaret, presidente de la ONG, Unión Cívica democrática (UCD), promotora del golpe de Estado en Honduras.

Chong Wong amenazó con publicar los hombres de las empresas que, aseguró, ya disfrutan de beneficios y quieren más. Entre ellas mencionó: Bimbo, empresa distribuidora de pan, Bambino (productora de pan), Baskin Robins (repostería), Helados Eskimo, Grupo Alcon, Fertica, Supermercados La Colonia, Supermercados Paíz,(Wallmart), Supermercados La Antorcha, Distribuidora La Blanquita, Numar, Dos Pinos, Delikateseen, Clover Brand-Issima, entre otras. Chong Wong, señaló que estos negocios han evadido al Estado de Honduras, que dejó de percibir 1,600 millones de lempiras en impuestos. Dacaret, también propietario de las panaderías Bambino, le respondió, que “aplique la Ley”, y se dedique a trabajar, o que renuncie”6

En otro documento de análisis de coyuntura realizado recientemente7 (y solicitando el permiso del caso) intenta identificar a los principales actores políticos del poder, sus representaciones públicas y posiciones políticas. Hemos agregado algunos elementos de nuestro propio análisis a ese mapa de posiciones:

poder fáctico

Figuras

Ideólogos

Posiciones y vinculación observados

Ultraderecha golpista

organizada

(UCD)

Empresariales, mediáticas,

políticas,

eclesiales (cardenal, obispos, confederación de iglesias evangélicas)

Ricardo maduro, Federico Álvarez, Juan Ramón Martínez

No a constituyente

No a retorno de Zelaya

Rechazar que hubo golpe de Estado

Defensa del modelo económico vigente

Rechazo total a resistencia

Continuidad del modelo a través de la “Ley de visión de país”

Vinculación al crimen organizado – narcotráfico

Vínculos al partido republicano (EEUU) e internacional Liberal

Derecha

gobernante

Partidos Políticos

Presidente Lobo Sosa,

Presidente del CN Juan Orlando Hernández,

Negociador” Arturo Corrales (DC)

Lograr la gobernabilidad necesaria para su administración

Se puede llegar a una constituyente bajo condiciones

Aceptan retorno de Zelaya a cambio de reconocimiento diplomático

Defensa del modelo económico admitiendo necesidad de algunos cambios.

Admiten que hubo golpe que sin que ello implique repercusiones legales para los implicados

En disposición de negociar con resistencia

Continuidad del modelo a través de la “Ley de visión de país”

Corrupción y vinculación al crimen organizado

Vínculos a internacional liberal

Burguesía

industrial

La integran empresarios elite ligados a telecomunicación, industria, maquila, turismo y medios de comunicación

Miguel Facussé, Mario Canahuatí

Reconocen necesidad de normalizar relaciones internacionales para garantizar flujo de capital al país y tener acceso al mismo.

Se oponen a cambios en la cúpula de la institucionalidad pública

Partidarios de amnistía general

Defensa del modelo económico vigente

rechazan cualquier vinculación del estado al “chavismo”

Defensores de las fuerzas armadas

Rechazan un acuerdo fiscal nacional

Continuidad del modelo a través de la “Ley visión de país”

Corrupción y vinculación al crimen organizado

Burguesía Financiera

Ejecutivos de principales instituciones bancarias: Atlántida, Ficohsa, Bac credomatic, Banco de Occidente y compañías aseguradoras

Camilo Atala

Reconocen necesidad de normalizar relaciones internacionales para garantizar flujo de capital al país y tener acceso al mismo.

Defensa del modelo económico vigente.

Se oponen a que el FMI dicte unilateralmente políticas financieras y de inversión pública en el país.

Continuidad del modelo a través de la “Ley visión de país”

Corrupción y vinculación al crimen organizado

Vínculos a internacional liberal

Medios de comunicación

Asociación de Medios de comunicación de Honduras

Rafael Ferrari, Carlos Flores Facussé, Jorge Canahuati Larach

Defensores del modelo económico vigente

Rechazan cualquier propuesta pública de establecer normas a los medios de comunicación Rechazan cualquier vinculación del Estado al “chavismo”

Defensoras de las fuerzas armadas

Corrupción y vinculación al crimen organizado

Crimen organizado

Narcotráfico

Estrechamente ligado a la extrema derecha.

Poder de “Territorialización”: ocupar espacio geográfico y ejercer sobre el mismo mando militar y económico real.

Vínculos a diferentes sectores políticos/empresariales

Vínculos a diferentes instituciones de gobierno (congreso, ejecutivo, corte suprema, municipalidades).

Vínculos a los partidos políticos.

Fuerzas armadas

Cúpula militar e ideólogos del golpe de Estado

Presión fáctica

Actúan al margen de mecanismos democráticos

Retorno a posiciones de poder político (Power brokers)

Retorno a puestos de gobierno.

Retorno a posiciones de poder económico (control de empresa del Estado HONDUTEL)

Vinculación al crimen organizado

Comunidad internacional

Influencia fáctica importante en la toma nacional de decisiones

Presión por “reconciliación” que hace juego al gobierno de Lobo.

No reconocimiento (Alba y otros)

EEU, Venezuela, España, Unisur, FMI, SICA, OEA.

Interés y presiones hacia la sociedad civil para forzar la “reconciliación nacional”

Paulatino reconocimiento del gobierno de Lobo Sosa.

Presiones a la OEA para lograr reconocimiento de Lobo Sosa de parte de aquellos países que se niegan a legitimar gobierno producto de golpe de Estado.

En este mapeo de poder es importante señalar que las contradicciones políticas del bloque dominante se ven supeditadas por sus intereses de fondo: la continuidad del modelo económico expresada en la ley “Visión de país” documento que copia casi textualmente las propuestas del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) y que el gobierno de Lobo ha anunciado será el “road map” determinante de sus acciones y políticas públicas.

Una de las pocas decisiones políticas independientes que ha logrado el gobierno de Lobo Sosa es el nombramiento de su aliado Juan Orlando Hernández en la presidencia del Congreso Nacional, asegurando cuando menos una transición fluida de políticas entre el poder ejecutivo y el poder legislativo.

Finalmente, las múltiples vinculaciones empresarios/gobierno/crimen organizado/sectores ultra conservadores regionales hacen temer la existencia de una agenda política que va más allá de la situación de Honduras y que se relaciona a las luchas de poder continentales, en particular a las presiones contra los gobiernos de Bolivia y Venezuela y contra su influencia en la región.

II. Situación de los partidos políticos

En el actual contexto el Partido Liberal se encuentra en una difícil situación de intentos de reestructuración que al momento no parece posible. Con los desastrosos resultados electorales y la pérdida de influencia en el congreso nacional y el poder ejecutivo, con una enorme parte de su electorado declarándose como “liberales en resistencia” y sin figuras políticas aglutinadoras fuera de la resistencia (por el contrario) el partido se encuentra dividido y ante el riesgo real de presenciar una hegemonía absoluta del partido nacional durante los próximos 2 o 3 períodos electorales.

La narrativa oficial en el partido es la de la reconciliación y unidad, y para ese efecto se movilizan diversas tendencias políticas a su interior. El abogado Edmundo Orellana (ex procurador de derechos humanos, ex ministro de defensa del gobierno de zelaya) encabeza una de las tendencias “progresistas” del partido con la participación de varios ex miembros del gabinete de gobierno zelayista.

Carlos Roberto Reina y Rassel Tomé, miembros de la resistencia encabezan la corriente denominada de “liberales en resistencia” representada por la Coordinadora Liberal, mientras el consejo central ejecutivo -máximo órgano de dirección formal del partido- se apega a las corrientes que apoyaron el golpe de Estado. En una muestra de las complicadas dinámicas políticas que enfrenta el partido, los liberales en resistencia tienen su propio liderazgo e intereses, pero se encuentran finalmente supeditados a las decisiones del expresidente Manuel Zelaya Rosales, gran referente y convocante del partido en la situación actual.

En el gobierno y en el poder, el Partido Nacional comienza a evidenciar las diferencias producto de los distintos intereses políticos y electorales, en particular entre las tendencias de Lobo como presidente de Honduras y Ricardo Álvarez como líder principal de la tendencia de extrema derecha del partido, y casi seguramente su próximo candidato presidencial.

La Democracia Cristiana y el Partido Innovación y Unidad PINU-SD por otro lado se debilitan en el contexto de la crisis y han desaparecido virtualmente como mediadores de cualquier tipo en el poder legislativo y en la toma de decisiones a nivel nacional. En el caso del PINU, aún no se ha superado la violenta fracción que se produce en el partido ante su postura oficial a favor del golpe de Estado, a pesar de las decisiones de sus bases de pertenecer y apoyar a la resistencia popular.

Si en gobiernos anteriores la DC ocupó un papel como mediadora para “asegurar la gobernabilidad”, en el contexto de polarización actual ese papel parece haber recaído sobre el partido Unificación Democrática, fuertemente criticado desde la resistencia por su participación en el gobierno de Lobo Sosa (legitimando en la práctica la presencia de la “izquierda” en el gobierno y con ella apariencia de una tolerancia política que no se refleja realmente en la relación actual entre Estado y ciudadanía).

Deslegitimado en la resistencia, la UD negocia con el gobierno de Lobo Sosa un puesto estratégico, la dirección del Instituto Nacional Agrario, ministerio que le permite poner en práctica políticas de clientelismo en el agro que le garanticen un cierto nivel de apoyo electoral.

Al final, sin embargo, tanto la UD como el PINU y la DC sacrificaron cualquier apariencia de identidad propia y en el contexto actual se encuentran reducidos al papel de actores menores en el mapa de poder del golpismo. La mejor explicación de esta situación podemos plantearla en términos del Congreso Nacional: No es cierto que exista una bancada del PN, una bancada del PL, de la DC, del PINU o de la UD. Existe una sola, gran, enorme bancada golpista que representa los intereses de los poderes fácticos que planean y ejecutan el golpe de Estado.

A esto se suma la crisis que durante al menos una década atraviesan los partidos políticos en América Latina: “Por otra parte, la crítica que se hace a los partidos políticos sobre su alejamiento de la gente, su incapacidad de renovación, el descrédito a nivel de opinión – sólo el 23% de aprobación promedio en Latinoamérica-, la pérdida del monopolio de la representatividad ciudadana que durante mucho tiempo tuvieron y los bajos niveles de participación en los procesos electorales, de lo que también son responsables (en las elecciones del 2005, la participación electoral fue significativamente baja, 2.001,908 o sea el 50.34% de 3.976,000 de potenciales votantes, de los que Zelaya obtuvo el 49.90%, lo que quiere decir fue elegido por apenas el 25% del electorado)… en Honduras solo el 22% de la población cree que se gobierna para todo el pueblo..”8

Ninguno de los partidos minoritarios ni el partido liberal de Honduras tienen interés o capacidad para convertirse en partidos de oposición al gobierno actual. Desde esa perspectiva, la resistencia y su articulación organizativa en el Frente Nacional de Resistencia se han convertido en Honduras en la única oposición política existente.

FIN PARTE 1

1Ex canciller del gobierno de facto Enrique Ortéz Colindrez, en declaraciones a medios locales durante la última semana de junio 2010. Ver: http://www.tiempo.hn/web2/editoriales/20111-abundancia-de-pruebas.html

2Presidente de Honduras Porfirio Lobo Sosa, en declaraciones a la televisión española. http://polittica.blogspot.com/2010/05/honduras-porfirio-lobo-admite-que-en.html . A estas alturas, nadie en su sano juicio niega que se trató, efectivamente, de un golpe de Estado militar.

  1. 3Análisis de Coyuntura “Grupos de poder y perspectivas” a Mayo de 2010-06-02. MT, Tegucigalpa Mayo 2010.

6 Red morazanica de información, 14 julio 2010

7 TM, Ya citado.

8 Citado en “Frente Amplio, ¿Más cerca de la luna que de la tierra?”, Sergio Suazo, Tegucigalpa, Honduras julio 2010.

Anuncios

3 pensamientos en “Apuntes para el análisis de coyuntura: situación política de Honduras sept. 2010

  1. Porque dicen tantas mentiras,el unico defacto se llama Mel Zelaya que aun no da cuenta de 23,ooo,ooo,ooo.oo millones,que venga a Honduras ……lo esperamos .

    Con amor 2,000,000.00 de Hondureños que botamos por Lobo Sosa y en contra de el.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s