Apuntes para el análisis de coyuntura 4: Contexto social


Una policía dedicada a atacar a la disidencia interna en lugar de combatir el crimen

Reactivación de los conflictos sociales y profundización de la desigualdad.

Estamos ante una crisis, una emergencia nacional” Palabras del presidente de Honduras Porfirio Lobo Sosa… antes de abordar un avión para viajar 3 semanas a suráfrica a ver partidos de fubtol.

En los primeros 8 meses del 2010 el país atraviesa un proceso de reactivación de los conflictos sociales históricos y coyunturales que habían pasado a segundo plano desde junio de 2009 ante la emergencia del golpe de Estado, y se enfrenta al empeoramiento de condiciones sociales de la mayoría de la población, así como a una profundización de los indicadores de desigualdad económica y social.

Niñez y juventud

Según la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples del año 2008, (INE, 2008) en Honduras, hay 2,976,918 jóvenes entre 12 y 30 años, lo que representa el 38.7% del total de la población. Honduras invierte el 7.2% del PIB en educación. Sin embargo, un poco más del 80% del presupuesto asignado a la Secretaria de Educación y el asignado a la UNAH, se invierte en sueldos y salarios 1

En el caso de niños, niñas y jóvenes se puede apreciar como el aumento del acceso a la educación y la tecnología es profundamente desigual cuando los indicadores educativos se cruzan con los indicadores de ingresos y de ubicación geográfica, es decir la diferencia de acceso entre los jóvenes de zonas pobres y rurales y los jóvenes de zonas urbanas y capas medias, medias altas.

El sistema de educación superior en Honduras está formado por 19 universidades, 6 son públicas y 13 son privadas. La cobertura neta de la educación superior casi se ha duplicado en el periodo comprendido entre 1990 y 2006, pasando de 7.6% en 1990, a 14. 5% en 2006. Sin embargo, cuándo observamos quiénes son los jóvenes que están teniendo acceso a la educación superior en terminos de grupos de ingresos observamos una enorme disparidad: Únicamente el 0.5% de jóvenes de hogares de ingresos bajos manifestó estar en la universidad, en tanto que este porcentaje sube a 25.2% en el caso de jóvenes de hogares con ingresos altos.2

Honduras es, junto a Nicaragua y Panamá, uno de los países de América Latina, donde la educación secundaria no es obligatoria. Para 2008, la cobertura del tercer ciclo fue de 43.4% y la del ciclo diversificado, de 25.7%. La baja cobertura de la educación secundaria es especialmente grave en el área rural. La cobertura del ciclo diversificado en el área rural es de 15.2%, lo que representa menos de la mitad de la cobertura de la misma en el Distrito Central (41.4%), en San Pedro Sula (40.5%) y en el resto del sector urbano (36.5%).

Otro elemento importante, aún en los datos oficiales, es qué la mitad de los egresados de educación primaria (hasta sexto grado) NO entran a la educación secundaria, y un porcentaje mucho menor llega a cursar la universidad, es decir, la inmensa mayoría de la población hondureña no llega a cursar estudios universitarios (94.3%).

Solamente el 16.1% de los/las jóvenes son usuarios del Internet. El mayor número de usuarios tienen educación secundaria (26.4%) y superior (78.5%). El Internet apenas es usado por jóvenes con educación primaria (1.6%) y los usuarios que tienen educación superior, casi triplican al de usuarios de educación secundaria. Existe también una brecha abismal entre jóvenes del primer quintil (1.7%) que tienen acceso y los del quinto quintil de ingresos (35.0%).

Existe, por otra parte, una brecha abismal entre los/las jóvenes de nivel socioeconómico alto que tienen acceso a computadora (79.5%) en su centro educativo, y los de nivel socioeconómico bajo, que únicamente llegan al 16.5%. Ese mismo patrón de exclusión se observa en el acceso a la internet en los centros educativos, teniendo únicamente acceso el 5.8% de los y las jóvenes de nivel socioeconómico bajo. Esta situación de inequidad impacta en los rendimientos estudiantiles, dado que el 71.5% de los/las jóvenes utilizan el Internet para estudiar o hacer tareas. Este acceso inequitativo a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, están contribuyendo a incrementar las desigualdades sociales beneficiando más a aquellos que ya tenían una posición ventajosa y profundizando la brecha del aprendizaje de los que están en desventaja social.

Desde esta perspectiva, los sectores de menores ingresos se encuentran en gran desventaja social en relación a los/las jóvenes de los quintiles de mayores ingresos. El acceso inequitativo a las nuevas tecnologías de información y de la comunicación contribuye a incrementar las desigualdades sociales, esto es, contribuye a la exclusión política y a la explotación económica. Si se tratase de una carrera, la gran mayoría de la población joven de Honduras estaría escuchando el silbato de salida cuando la minoría de mayores recursos está a punto de cruzar la línea de llegada.

Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares, en 2008, el 36.7% de los/las jóvenes sólo trabajan. En segundo lugar, se encuentra el grupo de los que sólo estudia (30.1%) y en tercer lugar, el de los que no trabajan ni estudian (25.4%). Es alarmante que en el año 2008, más de 750,000 jóvenes hondureños no estén estudiando ni trabajando. El grupo de los/las jóvenes que trabajan y estudian es minoritario (7.8%).

El anteproyecto de “Ley de Servicio Militar Obligatorio”, iniciado por el actual congreso tras el golpe de Estado y actualmente en “discusión suspendida” establece un posible retorno al reclutamiento militar forzado de las y los jóvenes hondureños, mientras que las expresiones de política estatal como la ley “Visión de Nación 2010-2038” (en teoría el “mapa” de acciones estatales en Honduras para los próximos 28 años) aprobado por el congreso nacional no menciona políticas sociales dirigidas específicamente a niñez y juventud.

Empleo y la “alternativa” del empleo temporal

Durante el primer trimestre del 2010, alrededor de 185 mil personas solicitaron el cálculo de sus prestaciones laborales ante el ministerio de trabajo, lo que refleja despidos y pérdidas de fuentes de trabajo.

En el marco de su implementación de medidas neoliberales en Honduras, el bloque en el poder ha propuesto desde el congreso nacional la aprobación de una ley de “trabajo temporal” que implica la precarización de los puestos de trabajo en el sector formal, la destrucción de los colectivos sindicales (en un proceso similar al vivido durante la etapa de terciarización de las empresas bananeras) y que amenaza las conquistas laborales conseguidas hasta la fecha en Honduras.

Mientras tanto, continúan y/o se reactivan diferentes conflictos sociales:

  • Lucha por el control de los partidos políticos
  • Gremios magisteriales exigiendo el pago de sus prestaciones y derechos laborales adquiridos (temporalmente resuelta)
  • Conflicto en la UNAH.
  • Desacuerdos entre trabajo y capital alrededor de las negociaciones por un nuevo salario mínimo (actualmente de unos L5000, que no todas las empresas pagan).
  • Empresarios latifundistas del agro versus movimiento campesino, que tiene en el conflicto del Aguán -norte del país- Y Zacate grande en el sur algunos de sus referentes de la tensión que existe en el agro.
  • Vulnerabilidad ambiental: debido a la concentración en zonas de riesgo de grupos de población vulnerable; el uso inadecuado de la tierra; el empobrecimiento de las zonas rurales; los procesos de degradación ambiental; pero fundamentalmente debido a la ausencia de planes de reducción de vulnerabilidad e inversión en proyectos de protección de población vulnerable. El invierto -particularmente duro- del año ha producido ya decenas de muertes y centenares de damnificados en todo el país.

Una nueva represa de demandas sociales insatisfechas se acumula en el país en materia de salud, educación, vivienda, protección social y seguridad social. El abandono de las políticas públicas en el 2009, agravadas a partir del Golpe de Estado, muestra sus consecuencias en la actualidad. Un ejemplo de ello es el rebrote epidémico de enfermedades como el dengue y la tuberculosis, lo que refleja con claridad el desplome de las acciones preventivas el año anterior. Por otra parte, hay una sensación social generalizada de que la pobreza y la extrema pobreza están en repunte, al tiempo que se acentúa el abandono de las políticas públicas de combate y/o reducción de la pobreza (ERP y Metas del Milenio). La condición social del país se agrava en la medida que se imponen políticas económicas restrictivas, como la contención en el gasto en salarios y, en menor proporción, en los costos de administración del Estado”3

En el caso de las enfermedades de vectores, el gobierno ha declarado una emergencia nacional con motivo de la epidemia de dengue (normal y hemorrágico) que agota los recursos del sistema de salud, reportándose aproximadamente 14 muertes y más de mil atenciones diarias en los hospitales.4

Tras decretar la emergencia, decreto que por cierto que incluye la libertad de las autoridades del sector salud para realizar contrataciones y compras sin someterse al control de los entes contralores del Estado, el presidente de la república puntualizó su compromiso en trabajar para superar la crisis saliendo del país durante casi dos semanas para disfrutar de la Copa Mundial de futbol realizada en Sur África.

El principal problema en la atención de las deteriorantes condiciones sociales del país es la falta de recursos desde el estado para la inversión pública y social, que fue totalmente detenida durante 8 meses a partir del golpe de Estado y como decisión del gobierno de facto para garantizar el flujo de recursos a las fuerzas policiales y militares. Sin capacidad de aumentar la recolección interna, el Estado de Honduras depende para lograr un cierto grado de gobernabilidad de los recursos externos (unos 11 mil millones de lempiras) que sólo puede obtener de la cooperación en la medida en que el nuevo gobierno sea reconocido en las diferentes instancias internacionales.

Se requiere también de una recuperación de la Estrategia de Reducción de la Pobreza como una estrategia integrada a las políticas de Estado, reflejada en el presupuesto general de la república y orientada hacia los proyectos productivos, inversión y generación de empleo.

Sin embargo, el plan establecido por el gobierno en la “Ley de visión de país” ignora casi por completo a la ERP a mediano y largo plazo, y en el corto plazo no ha existido un solo planteamiento del gobierno de Lobo Sosa con respecto a la disminución de la pobreza.

La improvisación e incapacidad del actual gobierno se ha reflejado en un aumento de la pobreza en términos absolutos. De acuerdo al INE, a finales de 2009 – primer trimestre de 2010 las cifras de población en pobreza y extrema pobreza habían subido a 68% (5.1 millones de habitantes), es decir, más de 700mil nuevos/as pobres en el país.

Increíblemente, los índices de desigualdad en Honduras han aumentado en 1% en lo que va del año, reflejándose la diferencia de oportunidades entre los sectores más pobres y más ricos del país, incluso, en el acceso a la cobertura de servicios básicos como agua y electricidad.5

Violaciones de Derechos Humanos y ataques a defensores de Derechos Humanos

El golpe de Estado produce además una re-militarización de la acción de las fuerzas policiales, así como el derrumbe de iniciativas de prevención de violencia y construcción de seguridad ciudadana que se realizaban con el apoyo de instancias de cooperación y sociedad civil (en las colonias Kennedy y Nueva Suyapa por ejemplo los “comités vecinales” y los programas “comunidad más segura” y “policía comunitaria” son dados por finalizados).

Con un Estado concentrado en el control de la disidencia política interna en lugar de la elaboración y puesta en marcha de políticas de seguridad ciudadana, han aumentado masivamente las acciones de violaciones de Derechos Humanos y las denuncias de los mismos por parte de organizaciones civil de defensa de derechos como COFADEH, CIPRODEH, COPINH y CPTRT.

La CIDH reporta “La Comisión pudo constatar que continúa la impunidad por las violaciones a los derechos humanos, tanto las verificadas en sus Informes por la CIDH 96 y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU 97 , así como las posteriores a dichos informes. La Comisión fue informada que sólo una persona está privada de libertad por violaciones a los derechos humanos, sólo 12 han sido imputadas y los procesos no avanzan, entre otros factores, por la falta de investigación de los distintos órganos del Estado, en particular, las fuerzas de seguridad encargadas de realizar las investigaciones.”6

El Centro para la Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de la Tortura (CPTRT) por su parte reporta un aumento acelerado de los casos de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes a partir del golpe de Estado:  de un promedio de 3 casos mensuales atendidos en los años y meses anteriores a junio de 2009, a un promedio de 119 casos mensuales a partir del golpe de estado.

La organización EDEFENDERS, una articulación de organización de DDHH para la “defensa de defensoras/es” reporta más de 560 casos de violaciones a derechos humanos contra defensores y defensoras, desagregados en intimidación, amenazas, agresión, allanamiento ilegal, detención ilegal y otras.7

Las violaciones de DDHH tienen un claro marco político (contra el Frente Nacional de Resistencia) y social (en su mayoría contra el Movimiento Campesino Unificado del Aguan y la comunidad campesina y de pobladores de Zacate Grande, en el sur del país) así como contra sectores que consideran de particular riesgo: sólo durante el presente año han sido asesinados por lo menos 8 periodistas y comunicadores sociales en el ejercicio de sus funciones.

El mensaje del terror

Mientras escribía estas notas, 18 personas fueron asesinadas en un taller de carpintería en la ciudad de San Pedro Sula, al norte del país8. Esta masacre brutal y sin sentido tiene escalofriantes similitudes con las ocurridas en Guatemala y El Salvador este mismo año, y recuerda hechos terribles de violencia ocurridos también bajo el “mando” del actual ministro de seguridad:

  1. Masacre de San Pedro Sula (7 sept. 2010) 19 asesinados.Presidente Porfirio Lobo Sosa / Ministro de seguridad Oscar Álvarez
  2. Masacre del Centro Penal de San Pedro Sula (2005) Mas de 20 muertos.Presidente Ricardo Maduro / Ministro de Seguridad Oscar Álvarez
  3. Masacre Cárcel del Porvenir en La Ceiba (2003) 70 jóvenes mueren quemados. Presidente Ricardo Maduro / Ministro de seguridad Oscar Álvarez.9

Si observamos detenidamente los datos y tendencias provistos por el observatorio de la violencia, el aumento de la violencia criminal, política, asesinatos, el aumento del sicariato, agresiones, asaltos, secuestros evidencian el fracaso absoluto y sin excusas tanto del ministro de seguridad como de las políticas de seguridad militarizadas del Estado de Honduras.

En el actual contexto, ante el aumento de las presiones políticas y las demandas sociales, ante la incapacidad y ausencia de voluntad política del Estado para hacer frente a esas demandas y ante la re-militarización de las fuerzas policiales existe un riesgo real de producirse un aumento a gran escala de las violaciones a los derechos humanos.

FE DE ERRATA!: Oscar E. Me señala que “Me gusta el análisis, aunque hay un error. La masacre a la que haces referencia en SPS no fue en el centro penal (esa también ocurrió pero es mas compleja y murieron 102 personas) la otra, la de 20 personas, ocurrió en Chamelecón el 23 de diciembre.” Tómese en cuenta!

2 Honduras 2009: Juventud, Desarrollo humano y ciudadanía”. Pnud, Tegucigalpa, Honduras 2010

3Manuel Torres, ya citado.

4 “Más de mil pacientes con síntomas de dengue llegan diariamente al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), aseguró ayer el director de esa institución, Mario Zelaya”. En http://www.tiempo.hn/web2/secciones/el-pais/20103-mas-de-mil-atenciones-diarias-por-dengue-en-seguro-social.html

5 PNUD Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2010. PNUD Julio 2010

6 Observaciones preliminares de la comisión interamericana de derechos humanos sobre su visita a honduras realizada del 15 al 18 de mayo de 2010 03 junio 2010. CIDH, Mayo 2010.

7EDEFENDERS, informe de violaciones de DDHH junio 2010

9Datos proporcionados en el listado de correos de FIAN Honduras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s